¿Por qué no termino de empezar las cosas?

¿Que me limita a la hora de tomar una decisión o empezar algo?, un proyecto, un negocio, cambiar de empleo, que sabotea mis planes de iniciar lo que quiero, lo que ya llevo meses organizando… y por qué, capitana Marvel no derroto a tanos y tuvo que morir Iron man… pues aquí estoy yo para tratar de aportar un granito de arena en todas estas preguntas exceptuando la última, Así que eso y lacara de la señorita Belo. siempre serán un misterio.

Esta es una pregunta que nos hacemos en nuestro subconsciente al enfrentarnos a una nueva idea, una nueva iniciativa que tiene que ver directamente con nuestro desarrollo personal.

¿Por qué directamente con nuestro desarrollo personal?

Piénsalo, si eres estudiante o empleado, o tal vez ambas, lo cual es muy probable si eres de Latinoamérica, Cada día tomas la firme decisión (o tu alarma lo hace por ti) no importa, lo que cuenta es que tú la programaste la noche anterior, para empezar, levantándote a las 5 am, tomar el transporte público o conducir hacia la universidad o el trabajo, o tal vez hacerlo de manera virtual debido al covid-19.

Este tipo de actividades la iniciamos y la terminamos día tras día, pero, ¿por qué me cuesta tanto empezar a leer un libro? Por qué me cuesta tanto empezar un curso, o al menos empezarlo a tiempo., ¿por qué me cuesta tanto emprender esa idea que tengo hace meses?, ¿o tal vez años?
Sin embargo, las tareas y obligaciones cotidianas las cumplimos correctamente, porque el no hacerlo representa directamente una consecuencia.
¿Entonces, el no decidir empezar buenos hábitos o tal vez emprender un proyecto no tiene consecuencias? Tal vez no inmediatamente como las tareas y obligaciones cotidianas, pero si a largo plazo.

Es cierto que en el camino de nuestra frustración nos encontramos con personas que, sin dudarlo, comienzan a llevar a cabo lo que se proponen, esas acciones que lo encaminan a las metas y planes que tienen, sin importarles que los resultados sean a largo plazo, inician y ya.

¿Entonces esto que quiere decir, son esas personas especiales? ¿son una especie diferente? ¿Son de otro planeta?
Pues no, ni son diferentes, ni especiales ni tienen la marca de Harry Potter, que por cierto al igual que capitana Marvel, no hizo nada en la saga completa, con todo respeto a los seguidores del señor Potter.

Estas personas capaces de empezar lo que se proponen tienen sus dudas, sus inseguridades, pero la diferencia es que no sucumben ante ellas.

Una de las razones que nos impide terminar de iniciar algo, es la poca tolerancia a la frustración, no soportar esa sensación que nos da cuando las cosas no salen como lo pensamos o soñamos. Ser capaz de tolerarte a ti mismo cuando fallas en algo es un gran paso para vencer, primero porque dejas de culpar a los demás, y segundo porque dejas de decirte miserable a ti mismo.
Pero no te confundas, La poca tolerancia a la frustración y ser autoexigente o autocritico no son la misma cosa. Ser autocritico entra cuando en medio de nuestro primer intento, en vez de llamarlo fallo entre comillas, somos capaces de identificar nuestras oportunidades de mejora.
Si tienes algún proyecto o talento que cultivar, anímate, ponlo en práctica, experimenta tus primeros intentos, se flexible contigo, y a la vez identifica esos puntos de mejora.

Otra razón muy pero muy común es el MIEDO

Siempre existirá esa parte de nosotros que nos dice: Olvídalo, no funcionara, para que molestarse, entonces dejas de hacer algo que debes hacer por miedo, y este en muchas ocasiones se disfraza de pereza.
Entonces empiezan las excusas, y pospones una y otra vez esa decisión o ese proyecto que tienes en mente, te vuelves experto viendo series de 7 temporadas en 2 días.

Para vencer este tipo de miedo, el cual te impide iniciar algo solo debes hacer una cosa,
¡Investiga! ¡Así es! Investiga y documéntate sobre eso a lo que le temes. ¿Estas estancado por el temor a fracasar? Pues solo investígalo.

Investigar e informarte sobre lo que quieres emprender es la mejor manera de vencer la Poca tolerancia a la frustración y el miedo.

Deja un comentario